~ "La imaginación crea la realidad." (Neville Goddard) ~


lunes, 23 de agosto de 2010

EL PRIMER PRINCIPIO (Neville - 9 de junio de 1969)

Neville (9 de junio de 1969)


EL PRIMER PRINCIPIO



No aceptes ninguna declaración de las escrituras, de la iglesia o de una persona (incluyendo al orador) como cierta hasta que hayas encontrado a Dios o una vivencia verdadera en lo que dicen. Lo que yo os cuento lo sé por experiencia, pero os pido que no aceptéis mis palabras sin cuestionarlas en vuestro interior. Es absurdo aceptar algo simplemente porque la iglesia lo dijo, o lo leíste en la Biblia o lo escuchaste de Neville. Deberías perseguir la reflexión incesantemente cuestionándola por ti mismo.

¿Por qué insisto en esto? Porque en medio del mundo espiritual hay muchos de Babel, donde no hay dos que hablen con la misma lengua. Uno puede decirte que renuncies a la carne, mientras que otro te dirá algo totalmente diferente. Esto se nos dice en el capítulo 11 del Libro del Génesis. No estoy hablando de múltiples lenguas como los muchos idiomas que tenemos hoy. Podemos superar estos con un intérprete; pero si alguien te dice: “Este es el camino”, y otro dice: “No. Este es el camino”, y no están de acuerdo – estás en Babel, una ciudad de confusión en el camino del espíritu.

Así que esta noche quiero hablarte acerca del primer principio, al que siempre puedes recurrir en caso de duda. Este primer principio es: “Quédate quieto y reconoce que YO SOY Dios”. Sin importar lo que suceda vuélvete hacia tu interior y quédate quieto. Reconoce que tu conciencia es Dios y que todas las cosas son posibles para ti. Ponte a prueba y comprobarás esta declaración en el ensayo; entonces serás libre de tus antiguas limitaciones de creencia. No importa lo que esté sucediendo en el exterior, vuélvete hacia el primer principio. Empieza por aquietarte, y luego declara: “YO SOY Dios”. Pregúntate: “¿Es esto cierto?” Nunca conocerás la verdad hasta que la compruebes.

Veamos ahora algunas declaraciones del “YO SOY” de las escrituras. YO SOY la resurrección. YO SOY la vida. YO SOY el camino. YO SOY la verdad. ¿Son estas declaraciones realmente ciertas? Sí, me he aquietado y sé que cada declaración es cierta por experiencia. Siendo humano quería cosas en el mundo del César (el mundo físico), como sin duda tú también las quieres.

Yo quería hacer un viaje que no podía permitirme, sin embargo viajé más de 5.000 millas por aquietarme y decirme a mí mismo: “Mi conciencia es Dios y todas las cosas son posibles para Él. Por lo tanto lo que estoy imaginando sucederá.” Luego empecé a imaginar que estaba en un barco navegando hacia Barbados. Me mantuve fiel a ese acto, cuando de pronto –después de doce años– recibí una carta de mi familia diciendo que se harían cargo de todos mis gastos si iba a casa por Navidad. Por lo tanto lo comprobé. Luego lo puse a prueba una y otra vez, y cuanto más lo intentaba más me daba cuenta de que la declaración del Salmo 46 era verdadera: que Dios es realmente mi propia maravillosa conciencia, porque aprendí a estar quieto y saber que YO SOY Dios.

No podía comprobar las otras fantásticas declaraciones del “YO SOY” tomando la misma acción. Tuve que esperar, y entonces un día comprobé que YO SOY la vida. Esa noche me moví en espíritu a un ambiente donde sabía intuitivamente que, aunque lo que estaba viendo parecía ser independiente de mi percepción, si detenía esa sensación dentro de mí todo iba a aquietarse. Lo hice y descubrí que no sólo lo animado sino los llamados objetos inanimados se quedaron quietos. La caída de las hojas de los árboles se detuvo en pleno vuelo. Las briznas de hierba dejaron de moverse. Los pájaros que volaban, los comensales y la camarera – todos fueron congelados mientras detenía la sensación dentro de mí. Entonces comprendí la verdad de la declaración: “YO SOY la vida”.

Después de probarme a mí mismo que soy la vida de un estado, me cuestioné la declaración: “YO SOY la resurrección”. Entonces llegó el día en que me sentí resucitar en la tumba de mi propio cráneo. Comprobé que soy el Padre cuando mi hijo llegó en el Espíritu y me llamó “Padre”. Descubrí que yo soy el que fue sacrificado, porque –sabiendo que soy el Padre– mi cuerpo espiritual se dividió de arriba a abajo. Luego descubrí que yo era aquel sobre el cual el Espíritu Santo descendió en forma corporal como una paloma.

Ahora sé que estas cosas son verdaderas por experiencia, por eso hablo con autoridad. Pero os digo a todos: tanto si lo escucháis de mí como de una iglesia o de la Biblia – cuestionaos a vosotros mismos incesantemente hasta que hayáis encontrado la vivencia verdadera en lo que se dijo. Acepta las palabras pero luego vuelve al primer principio y hazle estas eternas preguntas a la única que puede responderlas: tu propia maravillosa YOSOYdad.

Relájate. Aquiétate y pregúntate, diciendo: “¿Eres realmente Dios?” Dirígete a ti mismo como si fueras dos [seres]. “Si eres Dios y puedes hacer todas las cosas, demuéstramelo dándome mi deseo para que pueda sentir su presencia ahora.” Mira si se demostrará a sí mismo en la ejecución y cuando lo haga, hazlo otra vez. Sigue preguntando y cuando se pruebe a sí mismo en este nivel, entonces deja que estas cosas que no se pueden poner a prueba vengan completamente, porque vendrán.

Ahora, la Biblia nos dice que Cristo está en nosotros y que nosotros estamos en Cristo. En la superficie parece que significan lo mismo, pero hay toda la diferencia del mundo. Cristo en nosotros es nuestra esperanza de gloria. Eso es una asunción universal, porque Cristo ha asumido el cuerpo de cada niño nacido de una mujer. Pero cuando tú estás en Cristo eres una nueva criatura.

Cristo en ti no te hace nuevo. Cristo en ti es tu vida, porque en él está la vida y su vida es tu conciencia de fe. Pero cuando tú estás en Cristo eres llamado e incorporado al cuerpo del Señor Resucitado. Porque Cristo está en ti eres un hijo de Dios, pero cuando eres elegido –llamado a la presencia del Señor Resucitado e incorporado a su cuerpo– tú estás en Cristo. Hay toda la diferencia del mundo, pues a partir de entonces las escrituras comienzan a cumplirse dentro de ti.

Si te cuestionas todo lo que escuches de cualquier púlpito, del orador o de la Biblia, encontrarás a Dios o la vivencia verdadera de lo que has oído o leído. Espero que confíes en mí, pero a pesar de que lo hagas cuestiónate todo lo que te diga. No me cuestiones a mí o a algún sacerdote o rabino, sino que vuélvete al primer principio. Quédate quieto y dite a ti mismo: “Soy Dios. He escuchado esta declaración esta noche – ¿es cierta?”

Te digo: aunque sea difícil de creer vivimos en un fabuloso mundo de sombras. El pasado jueves por la mañana, mientras regresaba a la superficie, vi en detalle el final de la carrera de la Triple Corona en Belmont. Ahora, esto fue el jueves y la carrera no iba a realizarse hasta el sábado, pero vi el final tan claramente que si tuviera un millón de dólares no hubiera dudado en apostarlo todo en el que yo sabía que era el ganador. De hecho, yo sabía que la carrera no podía cambiarse. Estaba fijada y finalizada. Entonces me pregunté: “¿Qué es este mundo? ¿No es una escuela de educación de sombras?”

El hombre piensa que de alguna extraña manera va a mejorar este mundo, pero es un aula y seguirá siendo sólo eso. El reino de los cielos no está interesado en mejorar este mundo, sólo está interesado en sacar a las personas del mundo llevándolas hacia él mismo – el cual es un mundo enteramente diferente. Pero podemos cambiar los eventos en este aula a través del acto de revisión.

No tenía intención de revisar esa carrera. Podría haberlo hecho, y esa que estaba completamente finalizada, en detalle, habría sido cambiada. En las escrituras la palabra es “arrepentimiento”, que significa “un cambio radical en el pensamiento”. Mañana por la mañana, mientras llegas a la mente superficial, observa y graba lo que estés viendo, porque estarás observando lo que tendrá lugar mañana o la próxima semana en este mundo de sombras. Y si no te gusta lo que ves, cámbialo. No hagas como haces normalmente, que saltas de la cama, te lavas la cara y una vez más te encuentras atrapado en este mundo de sombras; tómate un momento y observa tu futuro.

Te insto a cuestionarte incesantemente todo lo que te cuento, todo lo que leas en la Biblia y todo lo que escuches de algún púlpito. Sigue cuestionando y cuestionando hasta que encuentres a Dios o la experiencia viva en lo que se dijo. Estoy contándote lo que sé por experiencia. Es cierto. Un día descubrirás que eres la vida del mundo, que todo lo que consideras como permanente e independiente de tu percepción está dentro de ti. Conocerás que el mundo refleja tus pensamientos.

Es una sombra y tú eres su vida. Te darás cuenta de que su actividad no está ahí fuera, sino en ti; y la detendrás y la empezarás de nuevo, todo dentro de ti. Así que cuando leas: “En él estaba la vida, y su vida era la luz de los hombres”, sabrás la verdad. Dios está en ti, pero no le conoces. Pero cuando empiece a despertar en ti, como tú, dirás: “YO SOY el camino, la verdad y la vida, y fuera de mí no hay otro”.

Luego llega el momento en que conoces la verdad de la declaración registrada en el capítulo 11 del Libro de Juan como: “YO SOY la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá, y todo aquel que vive y cree en mí nunca morirá”.

Sabiendo que eres la vida, resucitarás de entre los muertos para no morir más. Todavía no sabrás que eres aquel del que los ángeles hablaban, cuando le dijeron a los pastores que encontrarían a un niño envuelto en pañales, hasta que sostengas esa señal en tus brazos. El Hijo de Dios, David, te llamará Padre, y tu cuerpo espiritual será dividido en dos, de arriba a abajo. Entonces sabrás que eres el sacrificado. Y finalmente descubrirás que eres aquel sobre el cual el Espíritu Santo descendió en la forma corporal de una paloma; entonces también habrás encontrado la verdad.

Sé que las escrituras son ciertas porque las cuestioné. Empecé a cuestionarme la ley porque estaba interesado en cosas. Sin tener dinero quería un viaje y lo conseguí. Entonces empecé a decirles a los demás cómo quería verlos tomar el mismo principio y probarlo. Y mientras lo probaban se lo contaban a otros. Te invito a comprobar la verdad en este nivel y a tener fe en que la verdad es igualmente cierta en el nivel más alto de tu ser. Continúa probando la ley para las cosas en este mundo y acepta las promesas de Dios en la fe, basándote en lo que has comprobado con la ley.

¿Sabes lo que quieres? Te indicaré una forma sencilla de conseguirlo. Simplemente captura la sensación de que lo tienes y mantén ese sentimiento. Persiste en el reconocimiento de la alegría del cumplimiento. En tu imaginación cuéntale a tus amigos tus buenas noticias. Escucha sus felicitaciones, y luego déjale al que oyó a tus amigos y sintió tu alegría por el cumplimiento, traerlo a tu mundo, porque el que puede hacer todas estas cosas está dentro de ti como tu propia maravillosa YOSOYdad, tu imaginación, tu conciencia. Eso es Dios.

Pon a prueba a Dios porque él no te fallará. Entonces, cuando se demuestre a sí mismo en la ejecución, cuéntale a un amigo, y continúa contándole a otros mientras ejercitas esta ley. Y camina sabiendo que todas las demás declaraciones del YO SOY son tuyas. Pon a prueba esto en el mundo de las sombras y comprobarás lo otro en el mundo de la realidad.

Tu YOSOYdad es la eterna verdadera realidad. Al vivir en un mundo de sombras mientras declaras tu YOSOYdad estás declarando la eterna verdad. Cuando dices: “YO SOY la resurrección”, esa es la eterna verdad. “YO SOY la vida” es la eterna verdad, así como “YO SOY el camino”. Todas estas firmes certezas precedidas por el “YO SOY” son verdades eternas.

Así pues, no escuches a nadie que te grite desde su torre de Babel y te sugiera de otra manera, porque no hay otra manera. No tienes que renunciar a la carne o comer sólo pescado los viernes con el fin de entrar en el camino, pues el camino hacia la causa de toda la vida está dentro de ti. Cree en tu YOSOYdad porque no hay otro Dios.

En el Libro Primero de Timoteo, se nos dice que es el deseo de Dios que todo hombre sea salvado. Si es el deseo de Dios y Dios está en cada hombre, entonces Dios se salva a sí mismo. Sé que esto es cierto porque me he demostrado a mí mismo que soy Dios. Sé que soy la vida, la resurrección y Dios el Padre, sin embargo no difiero en nada de cualquier otro [individuo]. He compartido mis experiencias contigo con la esperanza de que pondrás a prueba mis palabras y las confirmarás en los ensayos.

Cuestiónate incesantemente. No vayas y le preguntes a un sacerdote si estoy contando la verdad, porque él es Babel gritando su creencia, lo mismo que el rabino. No vayas a otro; vuélvete a tu interior y aplica el primer principio aquietándote y afirmando: “YO SOY Dios”.

El Salmo 46 es un salmo realmente hermoso. He leído que algunas personas bromean afirmando que Shakespeare lo escribió, incorporándose él mismo al capítulo introduciendo la vigésimo sexta palabra "shake" (batir) y la cuadragésimo sexta palabra del final "spear" (lanza, pica). Otros dicen que era la canción de Rufus. Rufus en el siglo 16 declaró que este salmo inspiró su majestuoso himno, que es capaz de mover a todo el que lo oye, pero ciertamente él no se atribuyó la autoría del salmo. Se trata del “Salmo de los Hijos de Coré”. ¿Quién sabe quienes son los Hijos de Coré? Yo no lo sé. La palabra “Coré” significa “cabeza rapada”. Pero tú y yo sabemos que es un salmo fantástico, y en el décimo verso dice: “Quédate quieto y reconoce que YO SOY Dios”.

Esta noche cuando te vayas a la cama di: “YO SOY”. Añade cualquier condición que quieras a ese YO SOY y créelo. Háblale a tu imaginación como si le estuvieras hablando al Dios que creó el universo y lo sostiene, pues lo eres. Cuando imagines algo pregúntate quién lo está imaginando, y dirás: “YO SOY”. Ese es el nombre de Dios eternamente.

Imagina y quédate dormido imaginando. Cree que todas las cosas son posibles para tu propia maravillosa humana YOSOYdad. ¡Pruébate a ti mismo! No necesitas arrodillarte y rezarle a nadie en el exterior. No hay necesidad de santiguarse (hacer la señal de la cruz) ante ningún icono, porque el Señor es tu imaginación humana, tu conciencia, tu propia maravillosa YOSOYdad.

Nada puede dejar de ser, pues Dios –el que está en ti como tu conciencia– lo creó en el amor. En la actualidad Cristo está en ti haciéndote un hijo de Dios. Pero un día las escrituras se desarrollarán dentro de ti y estarás en Cristo, sabiendo tú mismo que eres Dios el Padre.

No tomes nada como si fuera una verdad absoluta e incuestionable. Yo he comprobado que la Biblia es verdadera, pero compruébala por ti mismo. Pregúntate lo que quieren decir las declaraciones: YO SOY la resurrección. YO SOY la vida. YO SOY la verdad. YO SOY el camino. Cuestiónate a ti mismo y descubrirás las respuestas revelándose dentro de ti.

En el capítulo 25 de Mateo se cuenta la historia de las diez vírgenes. A cinco, que no tienen aceite, se les dice que no hay de sobra, así que deben ir por su cuenta. Pregúntate por qué no les dieron a las que no tenían nada y se te revelará que, antes de la llegada del novio (que es el Señor), tú pensabas que había un límite en lo que podías dar; pero cuando te unes con el verdadero novio –que es todo amor– no conoces limitaciones, pues todo es posible para ti.

En su Libro, Marcos habla de la generación adúltera. ¿Sabes lo que es un adúltero? Alguien que se desvía lejos de la verdad, porque cuando te apartas de la verdad te apartas del Señor. Cualquiera que haya escuchado la verdad y todavía busque una causa externa, en lugar de a sus pensamientos más íntimos, ha cometido adulterio. Se ha alejado de su esposa, cuyo nombre es “YO SOY”. Es tan simple como eso.

Si viste la carrera de ayer por la noche, habrás oído que todos estos hombres entendidos hablaron de lo que debería haber pasado, sin embargo la carrera fue perfecta. Ni una sola persona en ese campo podría haber hecho otra cosa que lo que hizo. Yo podría habérselos dicho, ¿pero quién escucha a alguien que ni siquiera sabe montar a caballo, y mucho menos entrenar uno? Habiendo visto la carrera antes de su ejecución, no podía emocionarme cuando la vi por televisión, pues sabía exactamente quién iba a ganar. Entonces me di cuenta de que si todo el mundo conociese el final no habría emoción.

Vivimos en un mundo maravilloso pensando que vamos a cambiar las cosas, pero nada se cambia en el exterior. Sólo se puede cambiar desde dentro. Yo no deseaba cambiar la carrera, así que la vi del mismo modo que tendría que suceder a menos que alguien que conociera la ley la hubiera cambiado desde dentro.

Te pido que apliques la ley y cambies los finales aparentemente inevitables – desde dentro. Te estoy contando la verdad basándome en mis propias experiencias. Tu YOSOYdad es Dios, quien es la resurrección en ti. Él es la vida de tu cuerpo físico, la vida del pájaro en el aire y la de la hoja en el árbol. Un día sentirás una vibración dentro de ti y sabrás que si la detienes todas las cosas que percibes morirán, sin embargo no desaparecen. No se desintegrarán, pero se mantendrán congeladas en el tiempo y el espacio para siempre, porque no tienen vida. Tú –la vida misma– las animas. Luego liberarás esa vibración y todo se volverá animado una vez más.

En el capítulo 4 del Libro de Lucas leemos la declaración hecha en el capítulo 61 de Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí”. Yo sé que esta declaración es cierta, pero te pido que no aceptes mis experiencias, sino que te las cuestiones cuestionando al único ser que puede darte todas las respuestas. Lo hará, cuando se sienta a sí mismo en ti. Entonces se te revelará a ti en la primera persona del singular en una experiencia de tiempo presente.

Todo el mundo va a tener estas experiencias, pero cuándo yo no lo sé. No dejes que nadie te diga cuantos días, meses, años o vidas te quedan por venir. ¡Desafíalo ahora! Yo he experimentado las escrituras. Toma mis palabras y pídete a ti mismo comprobártelas ahora. Entonces deja que él se revele dentro de ti, y cuando lo haga, este mundo perderá su valor para ti. Te preguntarás de qué trata toda esta lucha. ¿Por qué alguien debe pelear contra sombras? No critiques a nadie. Si los que tienen un billón quieren dos –de modo que puedan ser los tontos más ricos del cementerio– ora por ellos pidiéndole al único ser que puede concederte tu oración, y ese ser es tu propia maravillosa imaginación humana.

No luches haciéndolo. Pregúntate quién está oyendo las buenas noticias que acabas de escuchar y responderás: “YO SOY” el que las oye. Y ese es Dios. Ese es el ser que escuchó la petición. Ahora concédela y deja que suceda. Dios la oyó cuando tú la oíste porque Dios es tu propia maravillosa YOSOYdad, y recuerda: todo lo que pidas en el nombre de tu Padre él te lo concederá y el nombre de tu Padre es YO SOY.

Ahora entremos en el silencio.



Traducido por Manu LDA
La
conferencia original en inglés es THE FIRST PRINCIPLE (Neville 6-9-1969)




3 comentarios:

  1. En la práctica de esto estoy. Ya les contaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recién encontré este sitio. Alejandra, cuenta; ya pasó tiempo y sé que lo harás, por lo que implica a tod@s nos importa.

      Eliminar